Como ya debes saber hace semanas que estoy hablando de los diferentes estilos de liderazgo que hay y explicando cada uno de ellos.

El estilo de esta semana se resumiría como el de la excelencia.

Les encanta liderar mediante el ejemplo, les cuesta mucho delegar y asumen el control de manera egocéntrica y centrado en el yo.

Quiere hacer de espejo al equipo.

Ven que las cosas se han de hacer según su mapa, de una forma concreta y es la suya.

Sin embargo son personas que valoran el esfuerzo.

Les encanta hablar de superación , mejora continua y son grandes líderes en fomentar el compromiso.

En estos casos el equipo tiene que ver en su líder en alguien a quien parecerse, como un experto en la materia y que sea un faro de luz para cuando estén perdidos.

El punto débil de este estilo es que no deja que el equipo participe, sean creativos y innove.

“Yo mis reglas tú mis reglas”

Su buena predisposición y ganas de mejorar se ha de ir midiendo ya que puede caer en rigidez y tensión.

Se diferencia del  estilo Visionario ya que el Imitativo se fija mucho en los detalles, llegando a perder una visión desde arriba mucho más amplia y a largo plazo.

 

¿Practicas este estilo de liderazgo?

Cuéntame tu opinión

 

Te deseo muchos éxitos

Comparte este post en tus redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone